Biomagnetismo

BIOMAGNETISMO:

Terapias con Biomagnetismo

Muchas personas se preguntan ¿ qué es el biomagnetismo?, como funciona ?, que puede curar?., se puede utilizar junto a otras terapias?., cuánto tiempo dura el tratamiento?, es muy caro?, me volveré a enfermar de lo mismo?.

                A continuación intentaremos dar respuesta a estas interrogantes, incorporando en el futuro las preguntas que lleguen  a nuestro correo, para ir completando con la información necesaria que les permita tomar una decisión lo más adecuada , respecto del mejor o más conveniente tratamiento para sus dolencias.

 

¿ Qué es el biomagnetismo médico? 

  Consiste en el reconocimiento de puntos de energía alterados en nuestro organismo y que en su conjunto están dando origen a una enfermedad o malestar de curso agudo o crónico. Este reconocimiento se efectúa mediante la utilización de imanes pasivos ( no electrificados ni conectados a máquinas electrónicas), que se aplican en diversas zonas del cuerpo como efectuando un rastreo o escáner biomagnético. Una vez reconocidos y confirmadas las zonas que están alteradas en su potencial energético ( y que corresponden con órganos y tejidos que están sufriendo la distorsión), el terapeuta aplica un conjunto de imanes en esos puntos por un tiempo que fluctúa entre 10 y 15 minutos por cada uno y generalmente  se aplican en forma simultánea.

¿ Cómo funciona el biomagnetismo? 

Para responder a esta pregunta debemos recordar que todos los seres vivos nos mantenemos en estado de salud cuando existe un equilibrio energético en nuestros sistemas, órganos y tejidos; compuestos finalmente por una delicada y compleja estructura de células que están en constante intercambio de información entre ellas. A su vez las células requieren de un medio ambiente apto para mantenerse en buen funcionamiento y en esto tiene vital importancia el equilibrio iónico en ellas y su entorno. Esto es: de cargas positivas y negativas, dando finalmente un equilibrio entre las cargas ácidas y básicas o equilibrio de pH. El cuerpo humano se mantiene en salud siempre que su pH o acidez interna se mantenga en un rango de neutralidad cercano al valor 7. Ahora bien, cuando hay una noxa actuando, llámese virus, bacteria, tóxico, hongo, trauma, etc., debido a la "mortificación" del tejido afectado, se produce una alteración de su acidez o pH y las células involucradas se ven alteradas en su función, perjudicándose su buen funcionamiento, al tiempo que se va  favoreciendo la mantención o la alimentación del " problema" ( bacteria, virus, hongo, parásito, etc). Es decir, la enfermedad o alteración de una parte del cuerpo necesita que se mantenga la distorsión o desequilibrio entre  cargas positivas o negativas para poder sobrevivir como problema. Si se corrige la alteración iónica, desaparece el problema. ya que se vuelve al punto de equilibrio. De esto último se encarga el biomagnetismo que gracias al efecto de su fuerza o energía de polaridad, la carga  o polaridad magnética negativa es capaz de impactar a una carga similar patológica y al hacerla encontrarse con su similar inversa ( la positiva), anularlas hasta hacerlas de valor cero, y de esa forma retornar al sistema a su dieléctrico normal de estado de salud.

¿ Qué puede curar el Biomagnetismo? 

En teoría puede ejercer un efecto de corrección sobre  todas las distorsiones energéticas que se alberguen en un organismo enfermo, cualquiera sea su origen. No obstante la curación absoluta sólo será posible cuando dicha distorsión energética no haya causado un daño estructural ( celular) irreversible y cuando la capacidad de reparación no haya sido abolida por efecto del agente causal o la droga aplicada previamente para intentar el control de la enfermedad. 

¿ Se puede utilizar junto a otras terapias? 

El Biomagnetismo es compatible con cualquier otra forma de terapia de tipo energético, es decir pude utilizarse en conjunto con homeopatía, flores de Bach, Reiki, bioenergética, etc. También puede utilizarse en conjunto con tratamientos alopáticos tradicionales siempre y cuando se justifique su uso y no se disponga de otra alternativa.  Sin embargo es frecuente que una vez comenzado el tratamiento con Biomagnetismo las dosis de remedios previos sean disminuidas gradualmente, incluso por el médico tratante convencional. Ocurre esto por ejemplo en pacientes diabéticos, insulinodependientes. Una vez que los controles de glicemia indican que ésta va disminuyendo "espontáneamente" es dable esperar que el médico diabetólogo recomiende a su paciente la disminución de insulina de acuerdo a un programa establecido. Lo mismo puede ocurrir con pacientes con inmunodeficiencia, o VIH positivos, cuando después de instaurada la terapia con Biomagnetismo manifiestan una mejora notable en su condición y pueden comenzar a modular las dosis de los fármacos que tomaban antes de la terapia biomagnética. Esto es así en muchas otras enfermedades. Lo importante es que el paciente mantenga un contacto fluido con su médico tratante y en conjunto con él logren establecer el mejor camino para la recuperación de la salud.

¿ Cuánto tiempo dura el tratamiento?  

Ningún enfermo es igual a otro ante una misma enfermedad o cuadro sindromático. Influye en esto la edad, el estado nutricional, la carga tóxica previa, el tiempo de evolución de la enfermedad, los remedios recibidos previamente, las lesiones que ya están instauradas en el cuerpo, etc. Sin embargo desde la primera o segunda sesión el enfermo ya comienza  notar cambios positivos en su salud. En promedio para casos crónicos pueden requerirse 4 o 5 tratamientos, pero el número real lo determinará el mismo paciente.

¿ Es muy caro el tratamiento con Biomagnetismo? 

El valor de cada sesión en general es similar al de una similar de acupuntura, homeopatía, Reiki o flores de Bach. Pero este costo se minimiza aún más cuando se considera que ya no se gastará  una gran cantidad de dinero en remedios, y que lo que se consideraba como enfermedad "incurable" que debería soportar por tiempo indefinido, comienza a tener una alternativa de tratamiento real. Por otro lado el valor está también relacionado con la capacidad, preparación y experiencia del terapeuta. 

¿Me puedo enfermar de lo mismo nuevamente? 

Los tratamientos con medicinas no convencionales conllevan una toma de conciencia real del papel que le corresponde al enfermo en su proceso de curación. Y si el paciente se compromete con ello, la lógica indica que no debería enfermar de lo mismo o en forma tan grave, pues ya sabrá reconocer que tiene que hacer para evitar enfermar. Cuando un enfermo crónico que ha arrastrado la cruz de una enfermedad por mucho tiempo es aliviado de ella, el sentido común le indicará que debe evitar aquellos factores que le hicieron cargar dicha cruz. (…… lea sobre “La Causa de las Enfermedades” en este mismo sitio….)